Anamnesis casera

La puerta de atrás

Soy de Madrid, ¿y?

leave a comment »

Almendro cercano a la Iglesia de La Paloma

Ayer tuve una charla intensa con un amigo malagueño. Me dijo que los de Madrid somos demasiado prepotentes. Por ser de la Capital, me decía, y que él no veía ningún sentido a eso. Yo defendí mi ciudad y a su gente, porque ¿quién es hoy de Madrid? Algo tendrá la ciudad que quien está en ella se siente de ella. Aquí, la pureza de nacimiento no existe y por eso Madrid es tan Capital.

Soy hija de un madrileño de cuarta generación -él, no yo-, pero eso poco importa en este Madrid de todos.

Nací en Madrid y en Madrid vivo. Estudié en Madrid y en Madrid sigo estudiando. Me escapo lejos y cerca siempre que puedo y pongo a prueba mi tolerancia a lo “otro”. A más kilómetros, menor oposición a lo que es distinto. A mi hijo le obligaré a escaparse para que ejercite esa capacidad tanto como la del criterio y la de no mirarse el hombligo. Ser hijo único hoy en día es tan peligroso como no viajar. Lo primero ni quiero ni puedo remediarlo ya. Para lo segundo, estamos a tiempo.

Madrid sigue siendo la ciudad que más me gusta. Y eso que conozco algunas más a este y al otro lado del charco.

Madrid me da y me quita en la misma proporción pero no me hace daño. Ni su tráfico, ni sus prisas, ni las carreras contrarreloj que emprende constantemente. Lo confienso: soy cateta de asfalto y soy cateta del asfalto de Madrid. Ella es mi medio. Es posible que no sepa identificar un arbusto de un árbol, pero identifico a la perfección los ladrillos, las piedras de las fachadas de los edificios, los rincones vacío y las flores naturales que sólo durante segundos tratan de dar naturalidad a la ciudad.

Puerta de Toledo (Madrid).

Me crié en Las Vistillas y no recuerdo cuándo vi Madrid por primera vez porque siempre que la miro es la primera. Madrid no desilusiona y si alguna vez lo hace ya se encarga de camelarte para que la quieras un poco más. Y caes, claro que caes. Porque puede y porque quiere. Madrid te deja que seas fascinante, te deja ser tú a solas y ser tú formando parte de algo. Madrid es Madrid y punto. Y a mi amigo, por mucho que reniegue, Madrid le ha conquistado. Porque al final, queramos o no, todos somos de Madrid. Como yo, ¿y qué?

Y que nadie se confunda. Soy tan de Madrid como colchonera. Soy del Atlético de Madrid. Y eso es así de claro.

Anuncios

Written by Galo Sirtsigam

13 marzo, 2011 a 14:50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: